Páginas al viento

Nerón

Nerón

En 1886, Henryx Sienkiewicz escribió una de sus mejores novelas: Quo Vadis?. Dicha obra está ambientada en la Roma de Nerón, en los inicios del cristianismo, la persecución de sus seguidores y su martirio en las arenas del Coliseo. Por sus páginas se pasean muchos personajes históricos, además de los inventados por el autor.

Uno de esos personajes recordados por la historia fue Petronio. De él se cuenta que antes de quitarse la vida escribió su testamento y en dicho documento narró todos los crímenes cometidos por Nerón.

En Quo Vadis?, Sienkiewicz se basó en dicho dato e hizo que su Petronio le escribiera una carta al Emperador Nerón. Dicha misiva está  llena de ironía y está escrita con tanto arte y refinamiento, que siempre he sentido un placer malicioso al leerla. Es por ello que quiero incluirla en mi sección de Fragmentos.

Antes 2 antecedentes para que la entiendan:

1.- Nerón adoraba verse como un artista. En sus banquetes cantaba, recitaba versos, bailaba, tocaba la cítara… y por supuesto todos le decían que era el mejor y alababan todas sus ocurrencias. En el mismo libro, al morir una de sus últimas frases es “¡Qué gran artista va ha perder el mundo!”

Petronio (a la derecha)

Petronio (a la derecha)

2.- Petronio, escritor y político, fue llamado el “árbitro de la elegancia”. Sus críticas de arte eran muy respetadas, y como sabía ser también un excelente diplomático, podía halagar a Nerón con frases “no obsequiosas” pero dichas de tal manera que el Emperador las interpretaba como adulaciones y por ello lo tenía como uno de sus favoritos y solicitaba sus opiniones con mucha frecuencia. Tigelino, prefecto de la guardia pretoriana (y otro favorito de Nerón) fue enemigo de Petronio y lo acusa de traición. Petronio fue sentenciado a muerte, pero avisado de este hecho y para que sus enemigos se queden sin ejecutar la sentencia, se suicida abriéndose las venas de la muñeca. Pero antes escribe su carta…

“Bien sé, divino César, que me esperas con impaciencia, y que tu leal corazón de amigo fiel padece con mi ausencia. No ignoro que estás dispuesto a colmarme de honores, a nombrarme prefecto de la guardia pretoriana y a mandar a Tigelino que torne a ser lo que a los dioses les plugo que fuera: mulero, en las fincas que heredaste después de envenenar a Dominicio; pero, divino, tengo que excusarme…

“Por el Averno, y más particularmente por las sombras de tu madre, de tu esposa, de tu hermano y de Séneca, te juro que no puedo ir a verte.

“La vida es un tesoro y me vanaglorio de haber sacado de él los materiales con que he hecho, para disfrutarlas, las más preciadas joyas; pero también hay en la vida cosas que no tengo resignación para soportarlas más.

“No creas, te lo ruego, que me ha herido profundamente el que asesinaras a tu madre, a tu mujer y a tu hermano; que me he indignado porque incendiaras a Roma y enviaras al Erebo (Infierno) a todos los ciudadanos honrados de tu Imperio; no, amadísimo nieto de Cronos: la muerte es el fin natural de todos los seres y no era dable esperar  de ti otras proezas.

“Pero tener que soportar por largos años tu canto que me destroza los oídos, ver tu barriga digna de Domicio, y tus flacas piernas dando grotescas volteretas en la pírrica danza; escuchar tu música, oírte declamar versos que no son tuyos, desdichado poetastro de suburbio, son cosas verdaderamente superiores a mis fuerzas y a mi paciencia, y han acabado por inspirarme el irresistible deseo de morir.

“Roma se tapa los oídos por no oírte, y el mundo se ríe de ti y te desprecia. En cuanto a mí, no puedo continuar avergonzándome de tu insignificancia, ni aunque pudiera lo querría. ¡No puedo más!

“Los ladridos de Cerbero serán para mí menos molestos que tu canto, aunque a él se parezcan; porque, al fin y al cabo, como nunca fui amigo de Cerbero, no tengo motivos para avergonzarme de sus ladridos.

“¡Salud, augusto, y no cantes; asesina, pero no hagas versos; envenena, pero no bailes; incendia, pero no toques la cítara!

“Estos son los deseos y el último consejo del

“Arbiter Elegantiorum”

Como ven, esta carta está llena de “veneno” para indisponer al Emperador Nerón. Siempre me ha parecido una de las venganzas más refinadas que se hayan relatado en alguna novela. Y de alguna extraña manera me produce un placer el leerla.

Petronio tenía “clase” y Sienkiewicz estuvo a la altura al inventar y escribir tan famoso documento, del que se tiene registro de su existencia pero no de su texto material.

Espero que disfruten este fragmento literario tanto como lo hago yo. Y tal vez se incentiven a leer la novela del que forma parte, la cual es absolutamente recomendable. No por nada hablamos de un escritor que ganó el Premio Nobel de Literatura.

Las imágenes pertenecen a la película Quo Vadis, de 1951 y dirigida por Mervyn LeRoy.

134990.0134988.07229379.2134989.0134991.0

Comentarios en: "Fragmento: Carta de Petronio en Quo Vadis?" (37)

  1. angelus dijo:

    precioso, sencillamente precioso, no cabe duda que gracias a ti mi lista de libros por leer se incrementan cada ves que entro a tu blog.

    saludos desde mexico

    • Jijijiji…
      Este fragmento ya lo había publicado en uno de los comentarios del fic de Martín. Pero como es uno de mis favoritos, no podía dejar de incluirlo en mi blog.
      Cariños, Angelus.

  2. “Los ladridos de Cerbero serán para mí menos molestos que tu canto..”

    amé esa frase, sino estoy mal nerón no fue el que se caso con una actriz y que eso fue rechazado por el pueblo romano, porque los actores eran considerados de mala reputación, y de clase baja….

    no estoy segura de si fue nerón pero me sonó muchisimo al comentar su amor por el arte…

    xo xo!

    • Esa es una pregunta para Martín…
      Yo no creo, por lo que sé en ese tiempo ni siquiera habían “actrices”, sólo bailarinas. Y no veo a Nerón casándose con nadie que no fuera una patricia. Sé que se casó y tuvo amantes, pero los nombres romanos se me confunden… (así que no nombraré ninguno), pero me parece que te equivocas de Emperador o Rey…
      Saludos.

      • ¿No había actrices? Bueno, habían teatros y cosas así, de esos que están en las calles y las personas se colocaban máscaras y representaban a personajes y situaciones de obras conocidas o interpretaban hechos heróicos, recientes o no. También usados para ridiculizar o ensalzar a una figura pública.

        Yo supongo que eran actores.

        Por cierto, la carta de mi libro es un poco diferente:

        “Sé muy bien, ¡oh César!, que aguardas mi regreso; que tu leal corazón día y noche languidece por mí. Sé que te hallas dispuesto a colmarme de obsequios, a nombrarme prefecto de los guardias pretorianos y ordenar a Tigelinio que vuelva a ser lo que los dioses le hicieron: un muletero de aquellas tierras que tú heredaste después de envenenar a Domicio.
        “Sin embargo, perdóname, porque te juro por el Hades y por las sombras de tu madre, de tu esposa, de tu hermano y de Séneca que no puedo volver a tí. La vida es un gran tesoro. De ese tesoro he disfrutado las más preciadas joyas; pero en la vida hay también cosas que ya no puedo soportar por más tiempo.
        “No supongas, te lo ruego, que me hallo ofendido porque tú mataste a tu madre, a tu mujer y a tu hermano; porque incendiaste Roma y enviaste al Erebo a todos los hombres honrados que había en tus dominios. No, bisnieto de Cronos. La muerte es la herencia del hombre, y de ti no han podido esperarse otras hazañas. Pero destrozarse los oídos durante años enteros por tu poesía, ver unas piernas flacas como las de Domicio dando grotescas volteretas en fogoza danza, escuchar tu música, tu declamación, tus poemas, mísero poetastro de los suburbios, eso ya pasa los límites de mi residencia, y al fin ha despertado en mí el deseo de morir.
        “Roma se tapa los oídos cuando te oye; y el mundo se ríe de ti. Los ladridos de Cerbero, aunque semejantes a tu música, serán para mí menos molestos, porque, como nunca he sido amigo de Cerbero, no tengo motivos para avergonzarme de sus ladridos.
        “Adiós, pero no hagas música; asesina, pero no escribas versos; envenena, pero no bailes; incendia, pero no toques la cítara.
        “Estos son los deseos y el último consejo amistoso que te envía

        el Arbiter Elegantiae.”

        Bueno ahí está. Se dice de otra manera, pero en su mayoría es lo mismo. Y creo que lo que se cambia es lo del Hades por el Averno, lo insoportable de las piernas y danzas de Domicio (y burlandose de éste) por la barriga de Nerón, horrible como la de Domicio.

        De lo que he leído hasta ahora, lo que más me ha gustado de Petronio es lo que hizo para salvarse cuando Nerón le culpo por la muerte de su hija, Augusta.

        -¡Ay…! Tú eres el culpable de su suerte! Por tus consejos atravesó estos muros un espíritu maligno, que con una mirada arrebató la vida de su pecho. ¡Pobre de mí! Preferiría que mis ojos no hubiesen visto la luz de Helios (el Sol). ¡Pobre de mí…! ¡Ay…! ¡Aay…!
        Y al elevar cada vez más la voz, ésta se quebró en un grito desesperado. Mas Petronio decidió en aquel instante jugarselo todo en un golpe de dados y, extendiendo la mano, arrancó del cuello de Nerón un pañuelo de seda, que siempre solía llevar, y lo colocó sobre su boca.
        -Señor -dijo solemnemente- Quema a Roma y al mundo entero para calmar tu dolor, más consérvanos tu voz.
        (…)
        -César -siguió diciendo con la misma seriedad y pesar-: hemos tenido una pérdida inconmesurable. Déjanos que quede este tesoro para consuelo.
        El rostro de Nerón se estremeció y de sus ojos brotaron lágrimas; luego, de pronto, apoyando sus manos contra los hombros de Petronio y dejando caer la cabeza sobre su pecho, empezó a repetir entre sollozos:
        -Sólo tú entre todos has pensado en esto. ¡Sólo tú, Petronio!
        Tigelinio se puso amarillo de envidia.

        Oh, y quiero a Ligia y a Eunice para mí solo.

        Me encantó la parte en que Eunice besa la estatua de Petronio y luego palidece cuando Petronio la ofrece a Vinicio, pero ella llora y pide que no la envíen hacia allá, que la azoten pero que no la separen de él; y Petronio se sorprende por esa reacción. Luego ella va con Quilón para pedirle que le ayude a Vinicio en su búsqueda, pensando que sí Vinicio encontraba a Ligia ella no iba a ser separada de su amo. Además, luego ella menciona que había conocido a Quilón porque le fue a pedir recetas para el amor no correspondido.

        Eso despertó mi lado “romántico”.🙂 ♥

        Sobre Ligia, bueno: está su asombrosa belleza.

      • Creo que había actrices. Al menos recuerdo una mención a una actriz llamada Cytheris que fue amante de Marco Antonio, a fines del período republicano (un período mucho más mojigato que el imperial, sin contar el reinado de Augusto).
        Saludos.

      • Bueno, me retracto… sí había actrices. Por lo menos en la época del Imperio Romano de Oriente. Y sí, Justiniano fue quien se casó con una actriz:
        “El emperador se casó con una actriz famosa, Teodora. Tuvo que pedir una dispensa especial porque estaba prohibido que los senadores se casaran con actrices.”
        [Sacado de aquí.]

        En cuanto a las discrepancias de la carta, es por las traducciones distintas.
        El texto que pusiste es muy bueno, refleja la enorme astucia de Petronio. Eso fue lo que me “enamoró” del personaje, jeje. Gracias por insertarla, no me acordaba de esa escena.
        Aaah, la leal Eunice… un papel puede liberarla legalmente, pero siempre será esclava de su corazón. Sí, es una historia romántica.
        Todos los personajes de la novela son memorables.
        ¿Quieres a las dos…? ¿No será mucho?
        Jajajajaja.
        Que estés bien, Geo.

        • Sobre Justiniano y Teodora, recomiendo leer El conde Belisario, de mi autor fetiche Robert Graves. Cuenta la historia de esa pareja paralelamente con la del general Belisario y su mujer Antonina, que era amiga de Teodora en sus épocas de actriz.

          • Gracias, Martín. Tengo esa obra en Ebook, junto a varios de Graves. Aunque lo único que he leído hasta el momento es un relato llamado “La epopeya ya no está de moda”, porque su protagonista es Petronio; “La guerra de Troya”, y algunas partes de “Dioses y Héroes”.
            Pero ya llegaré a leer todo lo referente a los romanos. Sólo es cuestión de tiempo.
            Que estés bien.

        • no estaba tan perdida!!!
          solo se me paso que era justiniano no nerón

          xoxo!

        • Ligia es muy bella y es muy dulce, pero me doy cuenta que Pomponia Grecina sería mejor: Ella sí se casó con Aulo y siguió con él, siendo él pagano y ella cristiana; Ligia no permitió a Vinicio acercársele porque era pagano.

          Ya llegué a la parte del incendio en Roma.

    • Nerón tuvo tres esposas. La primera fue Octavia, que era a la vez su prima, su hermanastra y su hermana adoptiva. Luego conoció a Popea Sabina, que era una mujer mucho más apetecible que Octavia. Lamentablemente la madre de Nerón, Agripina la Menor, que había concertado el matrimonio de su hijo con Octavia, no quería que Popea se convirtiese en su nueva nuera, ya que no era tan manejable. Como resultado, Nerón tuvo que asesinar a Agripina para poder divorciarse de Octavia y casarse con Popea; por si fuera poco, Nerón mandó a Octavia a una isla-prisión.
      Pero como Octavia era una mujer muy popular y virtuosa, su divorcio y destierro fue recibido con grandes manifestaciones de repudio por parte de los ciudadanos de Roma. Nerón entonces hizo que asesinasen a Octavia en la islita, con lo cual puso fin brutalmente a las protestas.
      Popea también terminó asesinada, aunque accidentalmente. Unos años después de lo de Octavia, Nerón volvió a palacio medio borracho después de una juerga con sus amigos y Popea, que estaba embarazada, lo recibió cubriéndolo de reproches. Nerón perdió las casillas y le propinó una patada en el vientre. Como resultado, tanto su mujer como el hijo nonato murieron.
      Su tercera y última esposa fue una tal Mesalina, que no debe confundirse con la Valeria Mesalina que fue esposa de Claudio, y que lo sobrevivió.
      Pero nunca estuvo casado con una actriz, y tampoco recuerdo a ningún emperador romano que haya estado casado con una. Quizá te lo hayas confundido con Justiniano, cuya mujer Teodora sí era una ex actriz/prostituta. Pero Justiniano era del Imperio Bizantino.
      Saludos.

      • No me acordaba para nada sobre las tres esposas. Gracias por respondernos nuestra duda. Aunque ahora me instigaste otra al decir que no confundiéramos a las “Mesalinas”… ¿Cuál era la adúltera famosa? ¿La esposa de Claudio? ¿O yo estoy desvariando y ninguna tenía mala fama?
        Cariños.

  3. Peyton dijo:

    Reitero, tengo demasiado por aprender. Me gustó la carta, aunque no estoy muy acostumbrada, de hecho no leo historia, pero me encantaría estudiarla. Supongo que aún tengo tiempo. Tengo demasido por leer y aprender.
    Te pregunto algo sino te molesta responder^^. Qué estudias o estudiaste?
    Saluditos Aura

    • Actualmente no estoy estudiando nada. Estudié Periodismo y Derecho…, no terminé ninguno.
      Ahora, respóndeme a mí, ¿porqué tu nick es Peyton? Al principio creí que eras hombre, pero después se me hizo evidente que eras mujer…
      Saludos.

      • Peyton es un nombre de mujer. Recuerdo que hay un personaje femenino llamado así en One Tree Hill.

        • Aaah…, no sabía. Es que no he visto esa serie. Es un nombre muy inglés y a mí me sonaba de hombre. Tal vez sea como “Leslie”, que es nombre de hombre y de mujer al mismo tiempo. Habría que preguntarle a un inglés.
          Saludos.

          • Peyton dijo:

            Exacto Martín, es un personaje de One Tree Hill, se llama Peyton Sawyer y es uno de mis favoritos. Gracias por responder Aura, soy un poco curiosa, y bueno, pensás terminar algún día? Eso espero, sino pues seré tu fan y leeré los libros que publiquies ^_^ Exitos Aura!! =)

  4. Bueno, yo tenía razón… Peyton es nombre de hombre o de mujer. Miren aquí y acá.
    Y me incliné en un principio en creer que era de hombre porque recordaba haber leído en alguna parte a algún “Lord Payton o Peyton” o algo así. Como nombre es inusual, pero como apellido es más corriente. Vean aquí.
    Ahora está todo aclarado, jiji.
    Saludos, querida Peyton.

    • Peyton dijo:

      No te quedas con ninguna duda verdad? jajaja k linda!! Pero a mi me gusta este nombre femenino, para hombre ya lo veo raro y Payton no me gusta jeje la costumbre… bueno, sabré a quién acudir cuando de averiguar cualquiero cosa se trate, deberías teminar la carrera de periodismo xD seguro lo harías genial.
      Saluditos Aura! ^_^

      • Jajajaja, ok.
        Y no…, no me gusta periodismo. Podría terminarlo, pero no tengo ganas y menos quiero trabajar de periodista…
        Con franqueza ya no quiero seguir estudiando, siento que no tengo la motivación y sin ella sería una pura pérdida de tiempo. Sí, ya sé que nunca es tarde…, pero simplemente “no quiero”.
        Cariños.

        • Peyton dijo:

          Ahhh! yo ando en una confusión tenaz, me gusta la comunicación, aunque últimamente (aunque siempre me ha gustado) he querido inclinarme por la literatura o la filosofía… es una confusión horrible. También me encantan los idiomas, de hecho estudio Inglés… pero como notarás no hay mucho definido aún… alguna vez también pensé en el periodismo jajaja ya creo que sí me confundí totalmente xD como tu dices nunca es tarde! ^_^
          Saluditos!!😉

          • Peyton dijo:

            Perdón lo redundante, jeje en conclusión: estoy confundida.🙂

            • Oye, Peyton, ¿Quién es el dibujante de tu avatar? Tengo la sensación de que lo he visto… ¿Es de un autor de DA?

              • No Geo, este fanart es de Prongsie, ahí solo le puse la carita, después de unirme a lo de las fotos xD lo pongo completo…
                saludos Geo.

          • Jaja, tienes el mismo problema que tenía yo. Me gustaban varias materias y no podía decidirme por ninguna. Lamentablemente no sabría qué aconsejarte. La decisión la debes tomar tú y sólo tú, después no podrás culpar o agradecer a nadie más que a ti misma. Además que te dará más responsabilidad con lo que elijas. Trata de que la decisión que tomes sea en base a tus gustos y talentos y no en factores externos.
            Cariños.

            • K linda!! Gracias por lo que me dices, no podrías tener más razón. Es cuestión de tiempo, aunque en el fondo creo que lo tengo resuelto😉 Sólo espero que sea pronto.
              Yo, aunque no comento en el Blog de Martín, me uno desde acá a poner mi foto jeje espero no ser entrometida, pero ya soy una más de las que te llamará “Mamá Aura” xD… eso mientras termino de leer el fanfic (me falta mucho ufff)
              Aùn no veo mi foto, alguien la ve?

            • No, no veo tu foto. Pero ten paciencia. Ya aparecerá.
              Y tómate tu tiempo para leer el fic, porque después tendrás que esperar. Además es mejor disfrutarlo con calma. Creo que yo me apresuré mucho en leerlo, y ahora no recuerdo bien algunas partes. He tenido que releer algunos capítulos para darme cuenta de ciertos detalles que se me pasaron.
              Cariños.

              • Jeje, pues yo no la veo y ya borré el cache…. ya aparecerá… para mí claro.
                Sí me tomaré mi tiempo para leerlo, pero hago trampita, porque leo los actuales también, el caso es que yo me entiendo xD….(Demasiado impaciente)
                Saluditos!🙂

  5. eleanorwind dijo:

    Quo vadis? es uno de mis libros favoritos, y coincido totalmente con vos sobre la carta de Petronio, es una venganza refinada, mas efectiva de lo que podria ser un vulgar ataque o una venganza “fisica”.

  6. antonella petronio dijo:

    Sere su tatara tatara……..tatara tatara nieta? De repente si

  7. jose maria dijo:

    Antonella,ojalá ,sería buenísimo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: