Páginas al viento

El Caballo Negro.

El Caballo Negro.

Aprendí a jugar ajedrez a los 16 años. Si no hubiera llegado una compañera nueva a mi curso es probable que jamás hubiera aprendido este juego de estrategia, pues nadie en mi familia lo jugaba. Por ello, estaré eternamente agradecida a mi amiga Marianela, quien con infinita paciencia me enseñó los movimientos de reyes, reinas, alfiles, caballos, torres y peones, durante muchas tardes pasadas en la biblioteca del colegio. Resulta increíble cómo una sola persona puede influir en varias a través de la enseñanza; ella me enseñó a mí y yo le enseñé a mi hermana y -mucho tiempo después- a mis hermanos más jóvenes, y ahora a mis sobrinos…

Ignoro si el hecho de saber ajedrez influya a la hora de criticar la novela de Katherine Neville, es probable que sí, ya que puedo asegurar que leyéndola se siente todo el placer de observar una partida real de grandes maestros. Y se puede decir al respecto que la obra está plagada de maestros de ajedrez, tanto campeones mundiales e internacionales como el ruso Alexander Solarin, Antony Fiske, Mordecai y Lily Rad, además de llevar implícita cierta crítica hacia el sistema de calificación para obtener todos esos títulos. El personaje de Lily Rad es el encargado de hacernos partícipe -con explicaciones y ácidos comentarios- acerca de todo el tejemaneje del mundo ajedrecístico y de todas sus curiosas anécdotas:

-¿Y quién es Fiske?

-Antony Fiske, un jugador extraordinario -repuso Lily y se arrebujó las pieles-. Es GM británico, pero está inscrito en la Zona Cinco porque vivía en Boston cuando se dedicaba activamente al ajedrez. Me sorprende que haya aceptado porque lleva años sin jugar. En el último torneo en que participó, hizo echar al público. Creía que en la sala había micrófonos ocultos y en el aire vibraciones misteriosas que interferían sus ondas cerebrales. Todos los ajedrecistas están al borde de la locura. Se cuenta que Paul Morphy, el primer campeón estadounidense, murió sentado, totalmente vestido, en una bañera repleta de zapatos de mujer. Aunque la locura es uno de los riesgos principales del ajedrez, yo no acabaré en el manicomio. Sólo le pasa a los hombres.

-¿Por qué?

-Querida, porque el ajedrez es un juego edípico. Lisa y llanamente, consiste en matar al rey y follarse a la dama. A los psicólogos les encanta seguir a los jugadores de ajedrez para comprobar si se lavan las manos con demasiada frecuencia, olisquean zapatillas viejas o se masturban entre una sesión y la siguiente. Y después escriben artículos en la revista de la Asociación Médica Norteamericana.


Pero el personaje principal de la historia es una tocaya de la autora: Catherine Velis. Una experta en informática y quien se ve envuelta en una compleja trama que involucra la búsqueda de un legendario juego -El Ajedrez de Montglane- que perteneció a Carlomagno. El tablero y sus piezas pasaron por muchas manos a través de la historia europea, diversos personajes famosos se hicieron con alguna de las piezas y Neville narra varios de esos episodios ocurridos entre 1790 y 1970. Es así que por las páginas de El Ocho se mencionan nombres como Catalina la Grande, Talleyrand, Voltaire, Robespierre, Napoleón, Euler, Bach, Philidor, Rousseau, Newton, Franklin, y muchos más. ¿Por qué todos buscan poseer este ajedrez? La respuesta es que la leyenda dice que al reunirse todas las piezas se podrá descifrar una antigua y poderosa fórmula alquímica capaz de dar a quien la posea un inmenso poder.

thumbnail.aspx (7)

En El Ocho, los personajes principales adquieren categoría de piezas en el inmemorial enfrentamiento entre el equipo blanco y el equipo negro. Aunque en este caso, los que visten ropaje negro son los “buenos”, ya que la tradicional simbología del “blanco-bueno, negro-malo” no se aplica al ajedrez. Las piezas blancas siempre abren el juego, ellas son las que atacan -son las “agresoras”, por así decirlo-, mientras que las piezas negras quedan reducidas a defenderse y eventualmente a contraatacar. Esta es, sin duda, una de las particularidades del ajedrez.

Otra de sus curiosidades es que en el juego sólo existen dos piezas solitarias por equipo. Hay ocho peones y tres parejas gemelas, pero sólo un Rey y una Reina. Un Rey cuya pérdida implica el final de la partida: Shah Mat (Jaque Mate en su original persa), aunque no representa el final del juego en la vida real (y en la novela), ya que como reza la frase “el rey ha muerto, viva el rey”, siempre se podrá dar inicio a una nueva partida. Es perder una batalla pero no la guerra. La Reina, en cambio, puede ser sacrificada, pero muchos jugadores preferirían perder cualquier otra pieza antes que ésta, que es considerada la más poderosa del tablero.

El ajedrez nos presenta una lección ejemplar sobre cómo una persona común (un peón) si se esfuerza en seguir adelante por un camino trazado puede llegar a ser más de lo que era en un principio. Un peón que llega a la octava casilla, en pleno campo enemigo, puede convertirse en lo que el jugador quiera. Por lo general, se convierte en Reina; es así que puede llegar a darse el caso que en un mismo bando existan dos Reinas al mismo tiempo. Un hecho insólito, pero muy posible.

Como dije, la muerte del Rey acaba la partida, pero si la Reina se pierde… ella puede, en cierto sentido, “volver de la muerte”. Ese es el gran misterio que reside tras el poder de El Ocho y del vasto camino que emprende Catherine Velis en su búsqueda hasta llegar a la Isla Blanca, dominio del Rey Blanco.

Pero el personaje principal de la historia es una tocaya de la autora: Catherine Velis. Una experta en informática y quien se ve envuelta en una compleja trama que involucra la búsqueda de un legendario juego -El Ajedrez de Montglane- que perteneció a Carlomagno. El tablero y sus piezas pasaron por muchas manos a través de la historia europea, diversos personajes famosos se hicieron con alguna de las piezas y Neville narra varios de esos episodios ocurridos entre 1790 y 1970. Es así que por las páginas de El Ocho se mencionan nombres como Catalina la Grande, Talleyrand, Voltaire, Robespierre, Napoleón, Euler, Bach, Philidor, Rousseau, Newton, Franklin, y muchos más. ¿Por qué todos buscan poseer este ajedrez? La respuesta es que la leyenda dice que al reunirse todas las piezas se podrá descifrar una antigua y poderosa fórmula alquímica capaz de dar a quien la posea un inmenso poder.
En El Ocho, los personajes principales adquieren categoría de piezas en el inmemorial enfrentamiento entre el equipo blanco y el equipo negro. Aunque en este caso, los que visten ropaje negro son los “buenos”, ya que la tradicional simbología del “blanco-bueno, negro-malo” no se aplica al ajedrez. Las piezas blancas siempre abren el juego, ellas son las que atacan -son las “agresoras” por así decirlo-, mientras que las piezas negras quedan reducidas a defenderse y eventualmente a contraatacar. Esta es, sin duda, una de las particularidades del ajedrez.
Otra de sus curiosidades es que en el juego sólo existen dos piezas solitarias. Hay ocho peones y tres parejas gemelas, pero sólo un Rey y una Reina. Un Rey cuya pérdida implica el final de la partida: Shah Mat (Jaque Mate), aunque no representa el final del juego en la vida real (y en la novela), ya que cómo reza la frase “el rey ha muerto, viva el rey”, siempre se podrá dar inicio a una nueva partida. Es perder una batalla pero no la guerra. La Reina, en cambio, puede ser sacrificada, pero muchos jugadores preferirían perder cualquier otra pieza antes que ésta, que es considerada la más poderosa del tablero.
El ajedrez nos presenta una lección ejemplar sobre cómo una persona común (un peón) si se esfuerza en seguir adelante por un camino trazado puede a llegar a ser más de lo que era en un principio. Un peón que llega a la octava casilla, en pleno campo enemigo, puede convertirse en lo que el jugador quiera. Por lo general, se convierte en Reina; es así que puede llegar a darse el caso que en un mismo bando existan dos Reinas al mismo tiempo. Un hecho insólito, pero muy posible.
Como dije, la muerte del Rey acaba la partida, pero si la Reina se pierde… ella puede, en cierto sentido, “volver de la muerte”. Ese es el gran misterio que reside tras el poder de EL OCHO y del vasto camino que emprende Catherine Velis en su búsqueda hasta llegar a la Isla Blanca, el territorio del Rey Blanco.

thumbnail.aspx (3)

Comentarios en: "El Ocho (Katherine Neville)" (37)

  1. greensnake dijo:

    Hola de nuevo!

    Interesante es la palabra correcta. Me entere de muchas cosas que no sabia del ajedrez, como lo de los peones que llegan a la 8va. casilla, que podia haber 2 reinas del mismo color en la misma partida y otras cosillas que eran de mi completo conocimiento.
    Gracias Auira por este “chapuzon” de conocimientos😉

    Besos y abrazos.

    Josh & Andro

    • greensnake dijo:

      Opss! Muchos errores en mi comentario anterior. Una disculpa, es por la hora y yo aun despierto😄

      Te leo luego Aura.

      P.D. Me gusta tu verdadero nombre, nunca lo habia escuchado🙂 y sobre todo su significado muy acertado creo yo.

      Love is in the air: Josh&Andro

      • Uno nunca termina de aprender. Es por eso, entre otras cosas, que me gusta esta novela. Siempre supe que una vez que tomas una pieza estás obligado a jugarla; mover la pieza tocada es una regla ajedrecística, pero siempre se permite acomodar una pieza en su cuadrado (algunos jugadores somos bastante obsesivos con respecto al orden de las piezas o trebejos en el tablero) y para poder acomodarla legalmente se debe decir antes “J`adoube” (toco, acomodo). Esta expresión no la conocía y la aprendí de la novela. Aunque supongo que se utiliza para competencias internacionales. En partidas corrientes en casa, basta con que se avise que se quiere acomodar la pieza.
        Cariños.

  2. Lucho dijo:

    Siempre me pareció muy interesante el Ajedrez pero no conozco a nadie que sepa jugarlo así que nunca aprendí.
    Sin embargo, sabía todas esas cosas que pasan en el juego que vos explicaste, a mí también me parece interesante el hecho que un peón pueda llegar a convertirse en ‘su majestad’ si demuestra ‘la valía’ suficiente.

    Muy lindo tu blog, te felicito.

    Besos para tí.

    Lucho.

    • Gracias, Lucho.
      Y es por eso que nunca olvidaré a mi amiga ni dejaré de agradecerle el haberme enseñado.
      Enséñale a un amigo a tocar la batería… y jamás te olvidará.
      Cariños.

  3. Fuí campeón de ajedrez en mi cole, e invencible en mi salón.

    Pero lo dejé hace tiempazo, aunque, casualmente lo retomé hace dos días ¿qué curioso, no? Y justo haces esta entrada.

    En fín, el que quiera echar una partidita conmigo (bajé abruptamente el nivel) puede contactarme y cuadramos el horario🙂

    • Cuando quieras y por el medio que quieras, querido Geo.
      Hace poco comenzé a jugar contra mi pc en un programa que bajé. Pero no es lo mismo que contra alguíen. Enfrentada Reina contra Reina, siempre se come a la otra reina, a pesar de ser evidente que también se la van a comer a ella. El programa no tiene ninguna discriminacion o cautela por resguardar las piezas mayores. Es un poco frustrante, porque es predecible.
      Cariños.

  4. ¡Esa misma basura me pasa a mí! Si lo amenazo con la reina -como haría con una persona- para que “arrugue” esta estúpida IA se come a la Reina.

    Y siempre ganas con el Mate del Pastor (creo que la versión “directa”) ¿o será que con esto último la IA de mi programa es una basura?

    ¿Qué programa usas tú? Yo uso el Shaag chess.

    Estoy un “poco” jodido con el tiempo, no creo que podamos duelear hasta el… ¿Domingo? el Domingo por la Tarde podría, quizás. Domingo o Viernes, porque tengo la semana ocupadísima. :S

    Estudio de Lunes a Sábado, cuando casi todos tienen el Sábado libre. Y estoy en semanas de parciales, de ir y venir a la bibioteca, el transporte no me ayuda tampoco… *desahogo off*

    Bueno, ahora sí me tengo que ir (¿porqué no revisé el blog antes? tenía unas horas libres hace rato).

    Saludos y cuídate.

    • Uhm, se me olvido usar “Responder” ¿que tonto soy, eh? En fín, necesito que me confirmes si estas libre para uno de esos días. Saludos.

      • Ya te dije, Geo, cuando quieras…
        El Domingo por la tarde, me parece bien (si es que no se agrava mi resfrío, que ya está comenzando).
        Cariños.

  5. Constanza D. dijo:

    Que genial, simplemente. Me encanta como escribes, Aura. Y el libro…se ve interesante, muy interesante. Lo buscaré. Y en cuanto al ajedrez, debo decir que también se jugar y soy una de las mejores (chicas) de mi curso, por eso siempre juego contra los hombres…y al mejor le he ganado una vez (contra 10 veces que me ha ganado, entre ellas con 4 movimientos). Ahora voy a jugar al otro curso, donde tengo más amigos, pero a ellos es imposible ganarles, aunque sepa como bloquear el Jaque Pastor y otras técnicas ^^

    • Jajaja. A mí también me ganaron una vez como en cuatro movimientos… no duré ni 5 minutos. Lo peor es que era un torneo para determinar a los representantes del Colegio y era con muerte súbita. Jajaja. Alcancé a ganar como dos partidas y me fui tan repentinamente que no sé qué pasó. En la continuación de El Ocho, que se titula El Fuego, se habla de esto llamándolo ceguera ajedrecística, y dicen que todo jugador la sufre alguna vez en la vida: a mí me ocurrió esa vez.

      Hace tanto tiempo que no jugaba que ya ni recuerdo el famoso Jaque del Pastor. ¿Cómo se bloqueaba? ¡Debo saberlo antes de mi partida con Geo! Debo eliminar sus caballos ¿no? Ese es el Jaque del Pastor ¿no? ¿o ya estoy desvariando…? (Estoy llena de medicamentos contra el resfrío, completamente dopada, jejeje)
      Cariños.

      • Constanza D. dijo:

        Para bloquearlo mueves un peón, no me acuerdo cual era, es que tengo mala memoria…y se me ocurre cuando me está pasando. Pero lo mueves para bloquear al alfil o a la reina.
        En el Jaque Pastor, tu contrincante te ataca con el alfil y la reina, principalmente. Yo no me se ninguna técnica con los caballos, aunque son mi pieza favorita.
        Saludos

      • Nunca memoricen “nada” que tenga que ver con jugadas, lo que deben memorizar son cosas como “Enroque” o cómo se mueve y come cada pieza, las reglas. ¡Pero nunca una jugada!

        Es por eso que es mejor analizar la jugada, así NUNCA sufrirás una ceguera ajedrecística… soy vanidoso con el ajedrez, así que recuerdo cuando tenía a un grupo encima viendome jugar contra el segundo mejor del salón (ni se acercaba a mi nivel), cuando le hice el “Mate Pastor” todos comenzaron ¡¡¡¿como lo hiciste?!!!

        ¡Eso se debe analizar!

        Es mejor así.

        Nada de memorizar jugadas: es cuestión de acostumbrarte a tu contricante en su momento, es decir, en el mismo juego. Ni antes ni después… así ganarás más experiencia.

        El “Mate Pastor” se puede hacer de una forma directa y otra indirecta: Solo debes adelantarte la Reina colocando un caballo para bloquear el ataque de la Reina. Es cuestión de lógica: Si mueves ese caballo cuando, debes adelantarte a unas dos jugadas para ver ese posible mate… aunque nunca en tu vida lo hayas presenciado.

        Y no podré jugar un tiempo. Parciales esta semana… más y más.

        Saludos.

        Practiquen aquí, porque la IA es superior.

        Un genial sitio que descubrió mi primo (campeón infantil de ajedreze, sacamos al mismo tiempo la medalla de oro xD)

        .

        • Aura Zephyr dijo:

          Gracias por dejarnos el link, Geo.
          Y no te preocupes, dedícate a estudiar. Ya llegarán las vacaciones.
          Cariños.

        • Constanza D. dijo:

          Geo, yo nuc a jagaría contigo, me daría miedo :S
          ajaojaoja gracias por el consejo :D!!

  6. El ocho es uno de mis libros favoritos, simple y llanamente porque te atrapa, te nutre de informacion y te hace creer que de verdad estas tu tambien dentro de la partida.
    Cat se me hacia una protagonista fuerte y a la vez llena de errores, que si no hubiera tenido a su peon (lily) junto a ella no hubiera salido tan airosa.
    Simplemente lo empeze a leer y ya no pude parar, todos los personajes son tan interesantes, la manera en que Neville te cuenta la historia, por que para ella algunos personajes se sumieron en el poder, es fascinante.
    Y ¡Los capitulos!…dios, cada final de capitulo era solo un movimiento mas, de la jugada del pasado o la de su presente, que al final de cuentas tienen que ver una con la otra.

    Me dejo claro tambien ( y cuando termines el fuego me daras al razon) que el ser de equipo negro o blanco no significa ser bueno o malo, al final juegan la misma partida.

    Y la narrativa!, como es que te narraba muy bien todos los lugares, es perfecto, hacia que de verdad creyeras que te encontrabas ahi, recuerdo muy bien el desierto, cuando encuentran las primeras piezas.

    En fin..buen libro que te atrapa y te deja con un sabor de boca mas que bueno.

    Saludos Aura, y espero que pronto comentes sobre “El Fuego”

    • Voy a comentar otro libro y después sigo con El Fuego, para matizar.
      (Me tomé la libertad de modificar algo de tu última línea, espero no te importe.)
      Gracias por comentar.
      Cariños, MonTse.

      • ¿Eso es una saga o qué?😛
        ¿Es feminista radical? Por las cosas que comentan y porque muchas autoras de novelas así siempre sacan novelas de esa índole. Si lo es me interesa mucho, aunque no espero un buen argumento, si no lo es ¿de qué trata?

        Es que no entiendo… bah, mejor me callo: Aunque la locura es uno de los riesgos principales del ajedrez, yo no acabaré en el manicomio. Sólo le pasa a los hombres.

        -¿Por qué?

        -Querida, porque el ajedrez es un juego edípico. Lisa y llanamente, consiste en matar al rey y follarse a la dama. A los psicólogos les encanta seguir a los jugadores de ajedrez para comprobar si se lavan las manos con demasiada frecuencia, olisquean zapatillas viejas o se masturban entre una sesión y la siguiente. Y después escriben artículos en la revista de la Asociación Médica Norteamericana.

        LA MEJOR ENTREVISTA FICTICIA DEL MUNDO.

        Ya lo busco ¿por cuál debería comenzar?

        • Sobre el primer párrafo:

          Jajaja, yo siempre he pensado que los artistas hombres terminan loco; pero no me imaginé lo del ajedrez.

          • Aura Zephyr dijo:

            No sé si lo que dice de Paul Morphy sea verídico, pero puede ser, pues Morphy es un campeón real de Ajedrez -no es inventado- y supongo que sus familiares podrían querellarse contra la autora si no fuera verdad lo que menciona en su libro…

        • Aura Zephyr dijo:

          Gustándote tanto el ajedrez, no entiendo que no hayas leído El Ocho. Debes leerlo. Fue escrito hace 20 años atrás, y ahora la autora, a fines del año pasado publicó su continuación: El Fuego.
          Te lo aseguro, la novela te atrapará.

  7. Qué vergüenza, es la primera vez que me pongo a leer seriamente tu blog. Realmente si como comentarista sos un lujo, como blogger sos todavía mejor, Aura.
    Yo sé jugar al ajedrez -lamentablemente no recuerdo quién me enseñó-, pero lo cierto es que siempre pierdo, incluso frente a los oponentes más débiles. De alguna manera, siempre termino a la defensiva (por más que me toquen las blancas), acorralado y con mi rey muerto a manos del otro equipo.
    ¿La saga de Neville sobre el ajedrez está compuesta solamente por El ocho y El fuego (en ese orden) o hay más libros? Ahora que terminé Los lanzallamas de Arlt tengo ganas de leer algo nuevo.
    Abrazo.

    • Sí, sólo son esos dos libros. Son los que tratan de la búsqueda del Ajedrez de Montglane.
      Estoy segura de que te encantarían. Sobretodo porque tú, más que nadie, apreciaría que introdujeran a un personaje como el “Obispo de Autun”, “FranÇois Marie Arouet”, “Armand Jean du Plessis” o “Sofía de Anhalt-Zerbst”; por supuesto después uno se entera que son: Charles Maurice de Talleyrand-Périgord, Voltaire (a este sí lo conocía), el Cardenal Richelieu y Catalina la Grande, respectivamente.
      A propósito, todos esos personajes célebres que nombré en el post no sólo se “mencionan” en la novela, sino que intervienen directamente en la búsqueda. Tal vez tú puedas juzgar más apropiadamente dónde se topa la realidad con la ficción, especialmente con respecto a Catalina y Talleyrand, que son personajes principales en la novela.

      Katherine Neville sólo tiene otras dos novelas:
      El Círculo Mágico
      Aquí el objeto de la búsqueda son unos textos sagrados antiquísimos -entre ellos las predicciones de la Sibila de Cumas, otros escritos en runas teutónicas, mitos griegos , las Sagradas Escrituras hebreas y tradiciones orales de los indios americanos- que proveen a quien logre reunirlos y interpretarlos un conocimiento acabado de los orígenes de todas las grandes culturas y el poder para predecir el futuro.
      A Neville le critican que esta novela se parece bastante a El Ocho, y en buena parte tienen razón. A mí me gustó mucho, a pesar que tiene el mismo estilo que la otra.
      Creo que te interesaría un personaje que sale aquí, lo llaman “Afortunado”:
      “Mi mote, Afortunado, es una especie de broma entre mis amigos y yo. Mi nombre de pila en alto alemán antiguo es “Athal-wulf”, que significa lobo de alta alcurnia, o afortunado, Afortunado Lobo,¿te das cuenta? Y, originariamente, mi apellido debía de significar lo mismo que bóer: “Heideler”, “hombre del monte”, igual que Bauer, “el que vive de la tierra”…”
      Por supuesto es Hitler, jejeje. Acá es joven y simpático…

      Riesgo Calculado
      Esta no la he leído. Sólo sé que trata de la primera alta ejecutiva en un prestigioso banco suizo, y su trama es de una conspiración informática en la que ella se ve envuelta. Si no estoy equivocada, ésta es la primera novela escrita por Neville.

      Elige la que quieras y que la disfrutes.
      Cariños.

      • Al final compré El Ocho… pero para regalárselo a mi hermano Sebastián, de quince años, que es lector como yo y además le encanta jugar al ajedrez. Calculo que se lo regalaré para Navidad🙂

  8. Excelente tu blog, me encantaría que lo siguieras actualizando😉
    ¿Participarás en el concurso de ensayos?
    Saludos~

  9. Eoluz dijo:

    Vamos a organizar un torneo internacional de ajedrez en linea. vale?

  10. Peyton dijo:

    Bueno pues no sabía que tenías un blog, te felicito, tus comentarios siempre son muy interesantes. Yo jugaba ajedrez hace tiempo, no recuerdo en qué momento lo aprendí, pero me encantaba, hace mucho que no lo hago y no sé mi nivel, que nunca comprobé qué tan bueno fué pues les ganaba a algunos o a mi cel… no sé qué tal sea ahora, pero con tantos tips me dieron ganas de practicar.
    Y por supuesto, a leer se dijo, tengo una larga lista para empezar.

    Esta muy lindo tu blog! felicitaciones!
    Saluditos!!!

    • Yo tampoco tengo ninguna idea sobre cual será mi nivel. Y no creo que sea nada del otro mundo. Lo importante es disfrutar con el juego.
      Muchas gracias por comentar.
      Saludos.

  11. Hoy… o más bien ayer, puesto que ya es miércoles y aún no me he acostado, jaja, tuve que ir al dentista y a otros sitios varios en el centro. Entre ellos pasé por El Ateneo (una librería) y me compré un precioso ejemplar de El Ocho, con tapas duras negras y letras góticas doradas. =O
    *babea mientras mira el libro totalmente embelesado*
    Jajaja, cuando lo termine te cuento que onda.

    By the way, ya encontraron alguna página para jugar Ajedrez on-line?

    • Oh! Qué envidia… Yo tengo la común y corriente edición de bolsillo. Pero igual me encanta.
      Aaaaah… También estaría babeando. Disfrútalo.

      Y no, nadie se pronuncia por el ajedrez online.
      Cariños.

  12. […] Una absorbente novela que ya comenté en extenso en este post. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: